Etiquetas

Se habla mucho actualmente de los vehículos movidos de forma híbrida (gasolina-electricidad) o de forma exclusivamente eléctrica o de los impulsados por biocombustible pero no tanto sobre los propulsados por hidrógeno. Muchos creen que éste último será el combustible del futuro

Imagen

Este elemento fue descubierto en 1766 por el inglés Henry Cavendish; posteriormente su compatriota Joseph Priestley lo definió como “aire inflamable” en 1781, y el químico francés Antoine Laurent de Lavoisier le denominó como hidrógeno.

Este componente está definido como “un elemento químico representado por el símbolo H y con un número atómico de 1. En condiciones normales de presión y temperatura, es un gas diatómico (H2) incoloro, inodoro, insípido, no metálico y altamente inflamable”.

Tiene la virtud de poder formar compuestos con la mayoría de los elementos y está presente en el agua y en la mayoría de los compuestos orgánicos.

Hidrógeno, del latín “hydrogenium”, y éste del griego antiguo ὕδωρ (hydor): “agua” y γένος-ου(genos): “generador”. “generador de agua”.

El hidrógeno es el elemento más abundante del universo, y se encuentra en grandes cantidades en las estrellas y los planetas gaseosos gigantes. En la tierra no es muy abundante en términos de masa pero si en términos de átomos ya que es parte del agua y de muchos elementos.

Muchas empresas y centros tecnológicos como el ITC de Canarias están buscando la forma de producirlo a pequeña escala. Es fácil producirlo a gran escala pero el problema es hacerlo de forma individual. Expertos chinos han afirmado que si se consiguiese producir de forma artificial reemplazaría al gas y a la gasolina.

 ¿Por qué el Hidrógeno?

El hidrógeno es el elemento que genera más potencia en la relación energía/ peso que cualquier otro combustible y, además, produce poca o ninguna contaminación en todo su proceso y sólo libera vapor de agua tras su combustión.

El problema del Hidrógeno es que es un gas inestable y explosivo que requiere un almacenamiento a una temperatura muy baja (- 250 grados) o a mucha presión (700 bares). Por ello es muy difícil de llevarlo de forma segura en coches y debido a su volumen necesita de depósitos de combustible mayores para almacenar la misma cantidad de gasolina y obtener así la misma autonomía.

Marcas de coches que lo están investigando

BMW, Mazda, Honda, Mercedes, Nissan, Toyota u Opel (GM) son algunas de las firmas automovilistas que entre sus programas de futuro tienen abiertas áreas de investigación sobre este combustible aunque parece ser que el eléctrico es el más previsible.

¿De dónde procede?

El hidrógeno se puede crear a partir de combustibles fósiles lo que le hace no tan ecológico, o también proviene del agua mediante la electrolisis, aunque de momento es caro. La electrolisis requiere de electricidad que puede venir de formas contaminantes, como ya sabemos, pero ya hay un proyecto eólico en alta mar para la obtención del hidrógeno de forma totalmente ecológica.

¿Cómo se usa en los coches?

Realmente existen dos tipos de motores que se alimentan de hidrógeno. Uno es el propulsor de explosión que en vez de gasolina usa este elemento, de ahí la razón de su posible éxito ya que se seguiría usando la tecnología actual.

El segundo motor son los de pila de conversión que son movidos por la electricidad producida por el hidrógeno y llevada a las baterías que la almacenan.

Distribución y marcas investigando

La distribución del hidrógeno no sería mayor problema si se solventa su almacenamiento en los tanques de forma segura. Es fácil de mover, no tiene perdidas como la electricidad y se recarga como si fuera gasolina. Ya existen surtidores que usan este elemento en forma licuada.

De hecho, una noticia informaba que Europa podría tener una red de estaciones con este elemento invirtiendo 3.500 millones de euros en los próximos años.

Aunque los fabricantes están investigando todo tipo de sistemas alternativos, hace unos años Daimler unió a Honda, Renault-Nissan, Toyota, Hyundai, KIA, Ford y Grupo General Motors a través de su filial Opel para crear una asociación que desarrolle y venda coches movidos por este elemento en el 2015 aunque otros lo ven más factible una década después.

BMW Hydrogen7 y Mercedes Clase B F-Cell

BMW ha sido el primero en mostrar el primer coche de hidrógeno producido en serie de la historia, el 750 hL. Una berlina de lujo con motor de 12 cilindros que eroga una potencia de 204 cv,  acelera de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos y consigue una velocidad máxima de 226 km/h. Tiene un depósito de 140 litros para transportar hidrógeno líquido criogenizado, es decir, a una temperatura de -250 ºC y es el mayor logro porque permite el uso de hidrógeno comprimido en vez de licuado. Es del tipo de coches que explosionan el combustible directamente en su motor.

Su gran competidor, Mercedes-Benz, ha creado uno pero de hidrógeno que alimenta la pila. Ya ha anunciado que esta próxima primavera se entregarán los primeros ejemplares de la flota de 200 vehículos a clientes en Europa y en los Estados Unidos. Con este modelo el fabricante busca conjugar un tamaño compacto con alto rendimiento, seguridad y plena idoneidad para el uso a diario.

Tiene una autonomía de unos 400 kilómetros y promete un corto repostaje. El motor eléctrico da 136 CV de potencia y un elevado par motor de 290 Nm.

Otros fabricantes también tiene modelos como Honda y su FCX Clarity, Opel y su HydroGen 4, Renault con su Scenic ZEV H2 y un largo etcétera que mantiene a las marcas en una competición por ser el primero que nos haga abandonar los combustibles fósiles para siempre.

Art-BMW-Hydrogen_P0031220

Anuncios